lunes, 26 de diciembre de 2016

Yo también vi el Madbear (desde lejos)

Si seguís las noticias un poco o si los oriundos habéis tenido el valor de acercaros a la calle Preciados, habréis notado que este puente los provincianos hemos invadido Madrid, haciendo que andar por Sol fuese poco menos que una aventura de riesgo.

En mi caso, fui con una tía veintipico años mayor que yo con la que tengo una buena relación y, de vez en cuando, nos hacemos un viajecito. Este año pensábamos ir a Málaga, pero por problemas de fechas lo cambiamos por la capital del reino. Hicimos lo clásico: hostal en Huertas, museos, cines y teatro. Hay dos cosas que se salieron fuera de lo común: mis visiteos a los amigos de mis tiempos de estudiante (hice la carrera allí) y la coincidencia de fechas con la Madbear.

Gracias a Pasa el Mocho, ya estaba al tanto del evento que se organizaba, así que me pasé los días ojo avizor a ver cuántos osos cazaba (con la mirada, claro). Los primeros días fuimos a museos un tanto alejados del centro. Por cierto, no me gusta comer en lugares de turisteo, pero me costaba horrores sacar a mi tía de allí. Por fortuna, el primer día conseguí llevarla a Guzmán el Bueno y el segundo a la Velázquez. El tercer día comimos en Sol y me reafirmo en la idea de alejarse de las zonas más turísticas.

Yo soy un poco ignorante con las bellas artes, pero a mi tía le encantan. El primer día vimos una exposición de los Fauvistas que no estuvo mal, pero el segundo acabamos en otra de experimentación sonora. No sé si a la esta gente tiene el cerebro demasiado tostado o un sentido del humor sensacional:


En cualquier caso,  esta exposición fue un poco excesiva para los dos. El domingo estuvimos en otra de Marcel Broodthaers, en el Reina Sofía, que era un poco menos rebuscada, pero cuando la gente empezó a filosofar sobre el concepto de arte y los urinarios vueltos del revés lo cierto es que yo, hombre ignorante, ya me perdí.

A lo que íbamos: el Madbear. Excepto el sábado, no vi muchos osos por el centro... Hasta que nos metimos en el Thyssen. No sé si la exposición de Bulgari era un buen reclamo o es que más de uno esperaba encontrarse a Borja por ahí, pero el museo estaba plagado (vi uno más guapo que todas las cosas, por cierto).

Terminado de ver ese museo, nos dirigimos al el Teatro Marquina, entre el Paseo del Prado y la calle del Barquillo y después acabamos cenando en el mercado de San Antón, al lado de la plaza de Chueca y, como os podéis imaginar, estaba lleno de individuos de dicha especie. Además, cuando van dos o tres, pasan más desapercibidos pero, cuando van en grupos de seis o siete con su indumentaria estándar (rapados, barba y camisa de cuadros) ya no. A mi tía, que no sabía de qué iba el tema, le empezó a resultar un poco extraño toda esa gente y en un momento exclamó: "¡Mira ese grupo! ¡Si parecen Hooligans!" Ay tía, si tú supieras...

Otra cosa muy común esos días es que todos tenemos la misma idea: ir a Madrid. Y la consecuencia es que te encuentras con más conocidos en Sol que en la plaza del pueblo. En el tren de vuelta me encontré con tres personas "del ambiente de la zona" que también habían pasado el puente en Madrid. Cuando nos sentamos en el asiento mi tía me pregunto que si eran pareja. Va a resultar que ella va a tener el radar más desarrollado que yo...

Pseudoalucinación parasitaria de hoy: The dancing bear - Natalie Merchant.


P.D. Empecé a redactar esta entrada hace unos días y el tiempo se me ha echado encima, así que aprovecho para desearos unas felices fiestas (con retroactividad) y una buena salida y entrada de año.

8 comentarios:

  1. En mi caso aunque vivo a una distancia prudencial del centro (a casi media hora en metro) me fui de puente un poco por huir de la avalancha porque ya sé durante que festivos se pone insoportable la ciudad. Otro truco es evitar ir al centro en días así.

    Besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de Madrid es que pasabas la plaza de España y empezabas a subir por Princesa y se acababan las hordas de gente. De lo único que te alejas del turisteo, porque sigues teniendo de todo.

      De hecho, el primer barrio en el que viví, se volvía una ciudad desierta y deprimente el fin de semana. No se veía a nadie por la calle.

      Un saludo y felices fiestas.

      Eliminar
  2. Jo que guay el plan con tu tía, la próxima vez avisas y nos montamos una visita conjunta de esas en plan arte, gastronomía y tal, ¡me encanta!...y que risa con lo del radar de tu tía, jajajaja!,a mi siempre me han dicho que las mujeres son mucho más perspicaces para estas cosas y en ocasiones la realidad me demuestra que es verdad...
    Sobre Madrid....me gusta visitar la capital del reino por lo menos una vez al año, y yendo tan poquito siempre lo paso muy bien y casi siempre se me queda el tiempo corto para hacer ni la mitad de lo que tenía pensado hacer...pero siempre voy en épocas atípicas, la Navidad y el verano son "demasiao" para andar por allí.
    Sobre la "Madbear" yo también me entero de que existe gracias a lo que cuenta Mr. Mocho y aunque ese tipo de movidas me llaman poco la atención pues igual siendo "osos" resulta que el percal de lo que se ve por ahí está más potable, jeje.
    La canción, totalmente en tu onda, jajajaja ¿a esta Natalie Merchant no se la conoce por otra cosa aparte de la música, o me estoy equivocando de Natalie?
    ...bueno, un abrazo y ahora...¡valor con la salida y entrada de año!...¡que después de eso ya lo tenemos casi superado! :-)
    Abrazos, y feliz última semana del 2016.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas dos veces lo del plan en Madrid, que además tengo ganas de ponerte cara después de tanto tiempo, escribiendo y comentando.

      Yo intento ir en fines de semana normales, o aprovechando fiestas locales, que es cuando puedo ver a gente que en puentes se suele marchar. de todas formas, Semana Santa suele ser buena época para ir.

      En cuanto a Madbear, pues yo no tenía intención de ir a un evento como ese, pero coincidieron las fechas, nada más. De todas maneras, me gustaría ver algún Orgullo en primera persona, a pesar del calor y los agobios de gente. Es de estas cosas que, por lo menos una vez en la vida, me gustaría acudir.

      Natalie Mechant fue la primera cantante de 10000 Maniacs, un grupo de folk estadounidense pero, que yo sepa, no ha hecho nada relevante más allá de la música, que no es poco.

      Un saludo y buena entrada y salida de año a ti también.

      Eliminar
  3. ¡Feliz Navidad y feliz 2017, David!

    El centro, en Navidad, es imposible. Si el puente estaba a rebosar, hoy, literalmente ni se podía entrar a Sol. Teníamos comida de una sobri por Chueca, luego hemos ido al centrísimo y era una masa. Lo úncio digno de señalar: la policia ;)

    De la Madbear, ns/nc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, los cuerpos policiales...

      Lo cierto es que en puentes y vacaciones Madrid se vacía y es una gozada visitarla... Excepto en diciembre, pero los pueblerinos podemos ser un poco masocas de vez en cuando.

      De la Madbear, pues no puedo contar mucho más que tú.

      Eliminar
  4. Ahhh y la tía... va a saber más de lo que imaginas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi lo prefiero, así me ahorro explicaciones ;-)

      Eliminar